Aprender a emprender

“Aprender es como remar contra corriente: en cuanto dejamos de hacerlo, se retrocede”

Edward Benjamin Britten (1913-1976) Compositor Británico

Si ha habido un momento en la historia particularmente favorable para convertirse en emprendedor, definitivamente tiene que ser ahora. En un mundo permanentemente conectado gracias a internet, con acceso inmediato a los mercados globales, con formas electrónicas de pago y herramientas de automatización cada vez más avanzadas, con capacidad ilimitada de almacenamiento de información en la nube y con la maravillosa posibilidad de crear negocios que sólo existen en la red, estamos sin duda viviendo una utopía casi imposible de imaginar para cualquiera que haya intentado emprender su propio negocio hace escasos 50 años.

emprender-imag-5

Sin embargo, la gran ironía de nuestra época es que a pesar de las oportunidades ilimitadas con las que contamos, no son muchas las personas que deciden emprender su propio negocio, y de las que lo intentan, un número considerable termina fracasando (aunque el fracaso en los negocios es un gran maestro). El gran problema radica en que no hemos aprendido a emprender sino todo lo contrario: hemos sido condicionados para ser empleados (sin que ello sea malo en sí mismo).

emprender-imag-2

Si bien es cierto que emprender implica tomar riesgos y esto como consecuencia causa temor (al fracaso, al ridículo, a perder dinero, a empezar de cero), la educación que hemos recibido nos ha condicionado a salir a buscar un trabajo en vez de salir a crear oportunidades para nosotros mismos y los demás. Nos animan a preparar un resumen curricular impecable, pero casi nunca se nos enseña a presentar un plan de negocios efectivo.

emprender-imag-3

Buscamos la aprobación de figuras de autoridad (maestros, profesores, jefes) quienes nos ofrecen símbolos que denotan nuestro éxito (exámenes, diplomas, certificaciones, premios). Poco aprendemos sobre como agregar valor al mercado, ofreciendo productos y/o servicios para que nuestros pares (los clientes) nos den el mejor feedback que pueda existir: su decisión de compra.

Durante más de una década de adoctrinamiento, el sistema escolar obligatorio refuerza la noción de dependencia y el orden jerárquico piramidal. Prácticamente no existe espacio para la negociación sino meramente para el cumplimiento de órdenes. Hay un escaso incentivo a la creatividad, la cual se substituye por la memorización y repetición de conceptos cuya utilidad práctica casi nunca queda clara.

200449839-003

Ser emprendedor va mucho más allá: implica pensar de forma libre, cuestionar paradigmas, analizar datos concretos de forma racional para así encontrar necesidades insatisfechas en el mercado y de esta forma buscar formas creativas de satisfacerlas que a su vez tengan un uso práctico. Librarse del “condicionamiento de empleado”  es la primera tarea -y primer desafío- si realmente queremos aprender a emprender.

Dennys Caldera Boka

Anuncios

3 thoughts on “Aprender a emprender

  1. Muchas gracias por tomarte el tiempo para comentar Miguel. Para emprender cualquier proyecto de negocios (a cualquier escala) se necesita el pensamiento creativo, el cual lamentablemente queda pulverizado a muy temprana edad en el sistema escolar tradicional.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s