Propósito: descubrir la chispa de nuestro emprendimiento.

Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? -preguntó Alicia

Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato.

No me importa mucho el sitio… -dijo Alicia.

Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes – dijo el Gato.

Alicia en el país de las maravillas – Lewis Carroll (1865)

El elemento necesario para cada negocio exitoso es un emprendedor con un propósito inspirador. Como emprendedor, uno tiene que inspirar entusiasmo de manera tan efectiva que los demás estén dispuestos a financiar nuestro proyecto, dejar pasar otras oportunidades para trabajar con nosotros y dar su voto de confianza con su dinero al comprar lo que ofrecemos.

Cuando se comienza un negocio, lo único que verdaderamente se debe vender es el propio entusiasmo; y solamente inspiraremos entusiasmo si podemos definir un propósito para nuestro negocio que los demás puedan comprender y apoyar. Si nuestro negocio posee una razón significativa para existir, capturaremos el compromiso emocional de nuestro público meta.

Puede que al principio parezca abrumador definir nuestro propósito como emprendedores. Éste ciertamente está presente desde el comienzo, en forma de una llama interna, esas ganas intensas de todo fundador que siente el compromiso de materializarlo. Sin embargo, expresarlo en forma tangible y con claridad intelectual suele ser un trabajo arduo. Esa “llama interna” se alimenta de nuestra pasión. La pasión esencialmente se encuentra en la intersección entre los múltiples temas que nos generan interés.

Es muy útil hacer una lista de todas las cosas que llaman nuestra atención y ser lo más específico posible. Luego realizar un diagrama de Venn (ver imagen) con todas esas cosas y encontrar el punto donde al menos tres de ellas se intersectan: ese es el punto clave. Es allí donde reside la pasión, y una vez identificada es mucho más fácil convertirla en un propósito.

proposito-2

Después se deben enumerar al menos 10 desafíos que quisiéramos ver resueltos en el mundo (nuestro país, ciudad o localidad) y entonces encontrar cuál de esos podría ser resuelto a través de nuestra pasión. La curiosidad nos dirige a nuestra pasión; identificar problemas que puedan resolverse a través de nuestra pasión nos dirige a nuestro propósito; y una vez ahí es donde nuestro emprendimiento se impregna de significado.

Hasta la próxima publicación.

Dennys Caldera Boka

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s